Cómo acomodar tus zapatos


Foto: Jakob Owens

Si el frenesí de las ofertas de fin de año y los regalos dejaron tu closet atascado de zapatos y a ti con un dolor de cabeza por no saber cómo organizarlos, no te preocupes, a continuación te compartimos unos consejos para que acomodes tus zapatos sin problemas y luzcan como nuevos la próxima vez que te los pongas.

Compra un mueble para zapatos que se ajuste a tu tipo de zapatos

Primero que nada ¡aleja tus zapatos del piso! Dejar los zapatos tirados en cualquier parte de tu clóset va a hacer que te sea muy difícil encontrarlos cuando los busques. Además, en tu intento por encontrar esos zapatos que sabes que tienes y son perfectos, puedes terminar haciendo al resto a un lado, sin cuidado y dañándolos en el proceso.

Adquirir un mueble para zapatos es una buena solución para resolver este problema. Sin embargo, considera que comprar un mueble para zapatos es un arte. No todos los organizadores son para todos los tipos de zapatos, en especial si lo que te gusta es comprar tacones.

Los flats y otro tipo de zapatos cuyo peso es ligero pueden acomodarse en organizadores de tela.

Si lo tuyo son las sandalias, los ganchos o perchas para zapatos son lo que estás buscando. Te ayudan a mantener tus sandalias a la vista y son una de las formas de guardar tus zapatos que menos espacio ocupan dentro de tu clóset.

Los zapatos de tacón alto son calzados que raras veces se utilizan, son muy difíciles de acomodar en zapateras de tamaño estándar y son delicados, por lo que es recomendable colorarlos en la parte superior del clóset dentro de zapateras transparentes, etiquetadas.


Al igual que los zapatos de tacón alto, las botas son un tipo de calzado delicado que no se utiliza regularmente, en especial las botas largas. No te conviene apilar tus botas en algún rincón pues se maltratarán y ocuparán demasiado espacio. Lo más recomendable es comprar moldes para que mantengan su forma y guardarlas en contenedores adecuados para su tamaño.


También puedes adquirir ganchos especiales para botas, pero valora el peso de la suela y el material con el que están fabricadas antes de colgarlas, pues con estos ganchos corres el riesgo de marcar el material o hacer que, con el paso del tiempo, la gravedad las estire.


Usualmente los tenis son los zapatos menos delicados así que, siempre que puedas ubicarlos con rapidez, puedes almacenarlos en casi cualquier tipo de contenedor. Solo recuerda estas recomendaciones y elige bien, no inviertas dinero en un organizador de zapatos que luego no vas a poder utilizar.

Organiza tus zapatos por categorías

Primero, para categorizar tus zapatos debes separarlos entre aquellos que utilizas frecuentemente y aquellos que utilizas en ocasiones especiales.

Una vez que los has separado en estos dos grupos, lo siguiente que debes hacer es agruparlos por estilos: deportivos, sandalias, de trabajo o cualquier otro uso. Si tienes muchos pares de zapatos, considera también organizarlos por colores.

Mantén tus zapatos a la vista

Es muy importante que al abrir tu closet seas capaz de ver todos los pares de zapatos que tienes. Por muy buena memoria que tengas, habrá casos en los que perderás la oportunidad de usar determinados pares porque no los tuviste a la vista. Las zapateras transparentes son ideales para encontrar aquello que estás buscando.

Limpia tus zapatos antes de guardarlos

Esta puede ser una tarea a la que muchos nos resistimos, sin embargo utilizar un trapo mojado y un poco de jabón para quitar el polvo de nuestro calzado puede hacer maravillas a su estado y aspecto.

No olvides que si tienes zapatos hechos de material delicado como gamuza u otro tipo de tela, debes utilizar limpiadores especiales o simplemente sacudirlos con un trapo o cepillo.

Deshazte de aquellos pares que ya no ocupas

Cada cierto tiempo abre tu armario y elige aquellos zapatos que ya no ocupes. Puedes seleccionar aquellos que están fuera de moda, muy desgastados o que ya has remplazado con otro par y sácalos de tu clóset.

Si los zapatos que ya no ocupas aún se encuentran en buen estado, dónalos. Si no, acude a uno de los tantos lugares de reciclaje en tu zona y permite que se conviertan en algo más que un estorbo en tu clóset.

Sigue estos consejos para tener tus zapatos como siempre soñaste.

Selene Santes
Selene Santes
Escritora de literatura de ficción y académica. Me gusta pasar el tiempo con los dieciocho integrantes de mi familia, que incluye dos gatos y doce perros. Puedes seguirme en @lunash donde twitteo sobre política y mis comics favoritos o conocer más de mi día a día en Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *